Cómo dar de alta el gas para tu nueva casa

Uno de los papeleos que debemos hacer al cambiarnos de vivienda es contratar los servicios de gas y de electricidad para disponer de agua caliente en nuestra nueva vivienda.

En este artículo vamos a tratar de explicarte todos los pasos que debes dar y todo lo que debes tener en cuenta.

Lo primero, si la vivienda es de alquiler será asegurarte de que el suministro está dado de baja.

Si la casa es de nueva construcción, entonces deberás asegurarte de que la acometida de luz y de gas está realizada.

Si la vivienda es de nueva construcción o adquieres una vivienda en régimen de alquiler el papeleo será sensiblemente diferente.

Comparar tarifas de luz y de gas.

Lo primero que haremos será comprar las tarifas que nos ofrecen las diferentes operadoras. Se trata de buscar lo que más nos interese.

Para hacer una buena comparación podemos usar un comparador de precios en línea.

https://comparador.selectra.es/comparacion-gas

Si hacemos una pequeña búsqueda de prueba, con una vivienda de nueva construcción, para una vivienda de unos 100 m2 (la media en España) dónde viven dos personas tenemos cómo resultado:

La oferta más económica resulta la de Iberdrola con su Plan Gas Hogar (Recuerda que hablamos solo de suministro de gas).

Esta oferta tiene un precio al año estimado en unos 924,78 Euros.

Este plan no tiene compromiso de permanencia, pero sí debes cumplir permanencia en el caso de tener mantenimiento.

Por el contrario, la tarifa de Gas & Más de Repsol es la más cara para este supuesto caso con un precio al año de 1635,01 Euros.

En este caso el incremento de precio es mucho mayor, si hacemos una pequeña media, podemos ver que el precio medio se sitúa en unos 950 euros.

https://comparador.selectra.es/gas

Puedes hacer la comparación tu mismo y ver los datos y juzgar con ello qué es lo que más te conviene económicamente.

La recomendación es que busques contratos sin permanencia y que no te obliguen a contratar el mantenimiento con ellos.

Contratar la tarifa de gas y de luz.

Una vez elegida la oferta que queremos, debemos pasar a la parte de la contratación de la misma.

Esta contratación podrás hacerla tanto a través de internet como por teléfono.

Cómo decíamos al principio, existe alguna diferencia entre viviendas de nueva construcción y viviendas de segunda ocupación.

La documentación que necesitas para viviendas como segunda ocupación será la siguiente:

  • Datos del titular.
  • Potencia eléctrica que se quiere contratar.
  • Número CUPS tanto de luz como de gas.
  • Certificado de instalación eléctrica solo si la vivienda tiene más de 20 años o si la potencia que se quiere contratar supera lo permitido
  • La cuenta bancaria.

Una vez entregada toda la documentación el tiempo medio es de 5 a 7 días hábiles para tramitarlo todo. Será la distribuidora, en este caso, la que mandará a los técnicos al domicilio para instalarlo todo.

En el caso de las viviendas de nueva construcción, la documentación será la siguiente:

  • Datos del titular.
  • Potencia eléctrica que se quiere contratar.
  • Número CUPS tanto de luz como de gas.
  • Certificado de instalación eléctrica. Aquí siempre es necesario este documento.
  • Cuenta bancaria.

El tiempo y la forma de tramitarse es el mismo, de 5 a 7 días hábiles el técnico irá a tu nuevo domicilio a realizar toda la instalación.

El precio de dar de alta tanto la luz como el gas se paga en la primera factura. No es necesario abonarlo al técnico que vaya a tu domicilio a hacer la instalación.

El precio del alta de la luz es de 50 Euros por cada Kw que se contrate siempre que la vivienda sea nueva, es decir, sea un alta nueva.

Si es tras una baja reciente, el precio pasa a ser de 25 Euros por cada Kw contratado.

En el caso del gas, el alta nueva es de unos 200 euros aproximadamente y de unos 80 o 100 Euros si se ha tenido suministro de gas en los últimos 5 años.

Esta cantidad solo deberá abonarse una vez en la primera factura.

Estos datos son los mismos tanto para una vivienda unifamiliar como si se desea dar de alta el gas para una comunidad de vecinos o para el local de una empresa.

Consejos.

Por otra parte, infórmate sobre si tienes derecho al llamado “abono social”. Dependiendo de situaciones personales, estos abonos suponen un ahorro en el coste mensual.

Lee siempre con detenimiento las condiciones de cada contrato, sobre todo en lo referente a mantenimientos y a compromisos de permanencia.

Como vimos antes, es bueno utilizar comparadores sobre todas las ofertas existentes. Nos hará tener una idea global de cuanto nos puede costar todo y podremos elegir de acuerdo a nuestras necesidades.

Si tienes dudas, puedes solicitar asesoramiento en una oficina de atención al consumidor.

Busca en el contrato, si incluye costos extras por servicios adicionales o no. Tal vez te interese solo un contrato simple ya que tienes pocas necesidades.

Si no estás seguro de dar el paso, no facilites al vendedor datos como tu cuenta bancaria ni otro dato personal.

Si el contrato se establece fuera del establecimiento comercial, tienes 14 días para desistir de ese contrato. El vendedor está en ese caso obligado por ley a informarle sobre los pasos a seguir.

Si has realizado la contratación a través de internet, guarda  copias tanto de la oferta como del contrato para cualquier eventualidad.

Estos 10 consejos son dados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

En resumen, contratar el servicio de gas y de electricidad es un paso realmente sencillo, donde lo más importante es que compares bien las ofertas disponibles en cuanto a la necesidad de servicio que vas a demandar en tu hogar.

Una vez hecho, la instalación será muy sencilla y quedará, en el caso de una nueva vivienda, adquirir los diferentes electrodomésticos necesarios.

Seguiremos en https://tecnicotarragona.com/ hablándote de electrodomésticos y de su reparación, así como consejos de mantenimiento.